Nació con una horrible enfermedad, pero un doctor la operó gratis. Nadie puede creer cómo luce hoy

Katie Meehan tocó las fibras más sensibles de millones de personas en el año 2000, cuando los medios locales del sur de Tyneside, Inglaterra, publicaron su desgarradora historia.

Cada día era una lucha constante desde su nacimiento, ya que tenía una rara enfermedad, un tumor que se manifestaba en la zona de la cabeza y el cuello. Una anomalía llamada “Higroma quístico”.

Los especialistas le dieron la desafortunada noticia a sus padres: la menor pasaría toda su vida con quistes en la cara y el cuello que le impedirían tener una vida normal.

La pequeña vivía con la lengua y la cara agrandadas lo que a veces no la dejaba respirar ni comer adecuadamente. Su madre estaba desesperada, se negaba a que su hija muriera, buscó ayuda y gracias a que los medios llevaron esta historia a miles de personas, se lograron recabar cerca de 60 mil dólares que sirvieron para que Katie pudiera llevar un tratamiento adecuado. Además, un prestigiado doctor norteamericano, quien resultó conmovido por la historia de Katie se ofreció a operarla gratuitamente.

Afortunadamente pudo recuperarse y hoy la joven de 19 años luce hermosa, que cada día se vuelve más popular entre las jóvenes. Día con día intenta inspirar a todas aquellas personas que presentan una desfiguración facial. Claro que en la escuela muchas personas se burlaban de ella, pero sus verdaderos amigos se mantuvieron firmes a su lado y hoy está en el segundo semestre de su carrera en administración.

Katie luce hermosa actualmente, ha superado las expectativas de los médicos que la diagnosticaron hace más de 10 años. Demostró que con el apoyo de su familia, amigos y el resto de las personas que se tocaron el corazón para ayudarla ha logrado salir adelante.

TE PUEDE INTERESAR:  Nació a los 5 meses y pesando medio kilo. El papá grabó su primer Año de Vida. Mira como se ve en la actualidad.

Ella afirma que se siente a gusto con su físico actualmente y no está interesada en hacer más modificaciones a su rostro, porque siente que perdería su identidad.

“Creo que nacer con una desfiguración me dio la posibilidad de ver el mundo de una manera distinta. Ahora sólo quiero devolver a la comunidad lo que han hecho por mí. Todo esto me hizo entender que la vida no se trata de tener belleza física. Se trata de tener actos de bondad por el otro.”

Historias como esta son las que nos hacen estar agradecidos con lo que tenemos y nos enseñan que podemos mejorar la vida de otros si nos lo proponemos.

Loading...
loading...

Comentarios