Este hombre lleva dos días muerto y nadie lo había notado.Lo que entonces hizo su perro, te dejará un nudo en la garganta.

La historia de Juan Chávez y su fiel amigo Nacho es una que está dejando a muchas personas con un nudo en la garganta porque nos demuestra el gran corazón que llegan a tener los perros con sus amos.

Juan Chávez era un mendigo de Oaxaca, México, que trabaja cuidando carros enfrente de un banco. No tenía hogar y el poco dinero que ganaba lo repartía con su fiel mascota de nombre Nacho, que era un perro que Juan había adoptado.

Una vez al final del día Juan se acomodó en una esquina sobre unos pedazos de cartón y ahí se durmió. Nacho también lo hizo justo a un lado de él. Al otro día Nacho como siempre se levantó, fue al baño y se fue a recostar de nuevo al lado de Juan, pues todavía no había despertado.

La gente que pasaba por su lado se sorprendía porque por lo general el hombre se levantaba temprano a trabajar, pero ese día no lo había hecho y por eso una persona se le acerco y al ver que no reaccionaba, decidió llamar a una ambulancia. Cuando llego, se llevaron una triste noticia.

Resulta que el mendigo había muerto, por lo que llamaron a las respectivas autoridades para que levantaran el cuerpo. Pero cuando iban a hacerlo, Nacho no los dejaba porque les ladraba y gruñía amenazado con morderlos. Él seguramente pensaba que querían hacerle daño a su dueño.

Luego de unas horas llego la perrera y pudo controlar y subir a Nacho a una camioneta que lo llevaría a un refugio, pero curiosamente se soltó y se fue persiguiendo el transporte donde iba el cuerpo de su amo.

TE PUEDE INTERESAR:  Esta nieta publicó una foto de sus abuelos llorando… ¡el destino ha sido tan cruel con ellos!

Y la travesía no acabaría ahí, pues también estuvo presente en el entierro de la persona. Se quedó por unos días junto a su lapida y al final fue adoptado por una familia.

Nacho necesitó de mucho tiempo para poder ser feliz, pues durante las primeras semanas con su familia se le veía muy triste, aullaba y casi no quería comer. Al final poco a poco se adaptó a los que serían sus nuevos amos.

Todo esto nos deja claro el gran amor que un perro llega a tener con sus amos. Y así como estas historias hay muchas más por ahí que lo demuestran.

Una conmovedora historia que merece ser compartida ¿no crees? COMPARTE.

Loading...
loading...

Comentarios